miércoles, noviembre 15, 2006

Sobre el medio

Leo gracias a Julen Iturbe un interesante artículo de Antonio Lafuente sobre la autoridad del saber. Me resulta interesante por varias razones. Por un lado es interesante reflexionar hasta qué punto nosotros, blogueros y no blogueros que nos vamos leyendo y creando una especie de red de conocimiento sobre el turismo, tenemos autoridad y, lo que es más importante, capacidad para cambiar tantas cosas que nos parecen mal de nuestra industria.
Por otro lado siempre me ha llamado la atención el principio de autoridad que rige en una estructura, por lo general, tan jerarquizada como un hotel.
Sobre lo primero, posiblemente seamos una especie de mancha pequeña en un oceano, pero que tal vez, y digo tal vez, seamos capaces de extendernos por mares y playas lentamente, muy lentamente, hasta alcanzar nuestro objetivo. O tal vez no. De lo que no me cabe duda es de que debemos seguir insistiendo cual moscas cojoneras (con perdón).
Sobre la autoridad de posición, creo que es uno de los grandes males de las empresas turísticas (seguramente de las empresas en general). Hay una total imposibilidad de comunicación ascendente, y la descendente se suele limitar a órdenes más o menos, mas bien menos, razonadas.
La autoridad que da la experiencia no está suficientemente valorada.

"los blogs, en la línea de esta larga secuencia de ilustres antecesores, no deben ser concebidos como meros instrumentos de divulgación, sino que están contribuyendo a la creación de conocimiento nuevo, aunque solo sea porque están procediendo a una nueva forma de recombinar, jerarquizar y autorizar la información circulante."

"la mayor parte de los errores, especialmente los más sonados, se difunden por los mismos canales que los éxitos; es decir que pasan los mismos controles y alcanzan los mismos públicos"

"una gran parte de lo que llamamos autoridad no es más que el imprimatur que otorga la red que filtra la información. O, en otros términos, si algo “circula o pasa” es porque está validado (obsérvese que no uso la palabra verdadero). ¡Y cuanto más circula un objeto más verdadero parece!"

"No hay nada que pruebe que las cosas de pago tengan más calidad que las gratuitas, y mucho menos que las basadas en la economía del don, como lo demuestra el desarrollo del software libre y la wikipedia. En términos generales, los contenidos difundidos por los blogs son libres -en el doble sentido de free beer (gratis) y de free speech (independientes)- y hay una multitud de blogueros que dedican mucho tiempo a documentar sus opiniones y, en consecuencia, a validar unas fuentes frente a otras."

Y esto se puede aplicar al entorno empresarial turístico.

2 comentarios:

Blogger Pere Martí Franco ha dicho...

Primer párrafo entrecomillado: totalmente cierto, aunque en mi opinión el conocimiento que allí se encuentra no es siempre nuevo, es otro canal de acceso, populariza el conocimiento. Que lo aprendamos entiendo que, en ocasiones, hemos accedido a quien lo divulga. El poder del blog, está por descubrir. Ya existen los llamados Generadores de opinión, són bloggers más mediáticos que el resto...

Segundo párrafo entrecomillado: los errores más sonados llegan a más gente, generan alarma social. Los canales que usa la publicidad tienen un coste. Los errores se pagan (a veces sí, a veces no) pero su divulgación es gratuita.

Tercer párrafo: genial!

Cuarto: es probable que por el momento los blogueros sean independientes, sólo por el momento. Ya existe un caso (que yo sepa) de empresas que estan contratando los nombrados antes, Generadores de opinión para crae vínculos (afectivos) con esta comunidad.

Le sigo,
Pere Martí
http://turismodenuevageneracion.blogspot.com

Un saludo

3:11 p. m.  
Blogger Juan J. Lopez Sobejano ha dicho...

Me parecen muy interesantes tus puntualizaciones, Pere. Yo personalmente creo que los blogs tienen un peligro muy claro: distinguir lo bueno de lo malo, en ocasiones nos fijamos más en la envoltura y en las buenas construcciones sintácticas para creer en la autoridad de quien escribe. Creo que es fundamental ejercer un fuerte sentido crítico.
Por otro lado me gusta mucho la democratización del saber. Antes, o publicabas o dabas conferencias o te ibas a un parque a contar tus "verdades" ahora puedes difundirlo al mundo entero desde tu casa. Y en ocasiones se difunden opiniones muy interesantes.

3:50 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal