viernes, noviembre 03, 2006

La calidad en el destino turístico


La asociación de comerciantes de Benidorm (AICO) ha contratado a una consultora para que asesore a sus asociados en la obtención del sello Q de calidad. Desconozco si otras asociaciones similares han iniciado las mismas actuaciones para fomentar la implantación de la calidad en el destino turístico.
Siempre he sido muy crítico con el enfoque que las empresas turísticas tienen de los sellos de calidad. Por lo general suelen utilizarlos como medallas con fines promocionales olvidando el verdadero fundamento de los mismos: reflejar y certificar el hecho de que esa organización ha efectuado las correcciones necesarias y ha transformado sus estructuras y procesos con el fin de adaptarlos a una gestión de calidad.
Ya digo que soy muy crítico al respecto, sin embargo me parece un buen síntoma que el concepto de calidad no se circunscriba en un destino a empresas eminentemente turísticas, sino que también sea asumido por el destino en su conjunto. Hoteles, restaurantes, comercios, servicios municipales, infraestructuras, servicios sanitarios… todos han de actuar movidos por principios de calidad, porque todos forman parte del mismo destino turístico.
Un visitante no entiende el destino como una serie de compartimentos estancos, sino que entiende que la calidad que puede percibir en el hotel es el reflejo de la que encontrará en el destino en general.
La calidad no es un instrumento, es un estado, una forma de funcionar, de ser, es un estado dinámico porque nunca es definitiva, debemos buscarla constantemente, caminar hacia ella para conseguir que el destino sea un destino ganador, en constante evolución y siempre, siempre con la vista puesta en el visitante, que es el que nos dará los parámetros para definir la calidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal