martes, diciembre 05, 2006

¿Existe el cliente estúpido?

¿Acaso alguien lo duda? Todos nos hemos topado con clientes capaces de poner patas arriba la planificación de un turno. Seguro que recordamos a aquel cliente del hotel que necesitaba constantemente a un trabajador a su lado para atender todas sus exigencias, algunas realmente estúpidas, y que molestaba a los demás invitados.
¿El cliente siempre tiene razón? En absoluto, falso, de todas todas. No sólo no tiene razón, sino que hemos de hacerselo ver, por muy estúpido que sea. Por supuesto que esto no se puede hacer a las bravas. En el fondo es un cliente y siempre se ha de sentir importante, sobre todo si quere ser el centro de atención como estúpido que es.
Las Cinco Leyes de la Estupidez, según Carlo Cipolla, seguro que a todos nos ayuda a tratar y prevenir estos clientes tan molestos.

Primera Ley
Siempre subestimamos el número de gente estúpida.
No olvidemos que estamos rodeados de ellos y, ¿por qué no?, tal vez nosotros pertenezcamos a tan selecto club.

Segunda Ley
La probabilidad de que una persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la persona.

La estupidez se nutre de sí misma y no se cura ni con títulos universitarios.

Tercera Ley (la de Oro)
Una persona estúpida es alguien que ocasiona daño a otra persona, o a un grupo de gentes, sin conseguir ventajas para ella misma – o aun resultando dañada.

El peligro es evidente.

Cuarta Ley
La gente no estúpida siempre subestima el poder de causar daño de la gente estúpida. Constantemente se les olvida que en cualquier momento, y bajo cualquier circunstancia, el asociarse con gente estúpida invariablemente constituye un error costoso.

No necesita comentarios.

Quinta Ley
Una persona estúpida es la persona más peligrosa que puede existir.

Entre otras cosas porque no sabe que es estúpida.

Evidentemente no hay sólo clientes estúpidos, tambien hay trabajadores, directivos o dueños de hoteles. La estupidez no conoce de clases. ¿Desgraciadamente?

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

estoy totalmente de acuerdo, existe el cliente ESTUPIDO: imaginate que te viene un cliente estupido que te pide tu silla, se la cedes, te pide que apages el aire, lo haces, te pide 20 gestiones las haces todas menos la 20 porque tecnicamente es imposible en ese momento (ejemplo: se va la luz y te pide que la restablezcas ...) y por ello te hace anulas las 20 gestiones, haciendote perder tiempo y encima te llama besugo ...

Por educación, jamás le insultaria, pero por definición es REALMENTE ESTUPIDO!

10:43 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal