viernes, agosto 24, 2007

Poder y debilidad.

Robert Kagan es un politólogo estadounidense, antiguo integrante del grupo neoconservador que ha derivado hacia posiciones menos dogmáticas. Tiene un libro llamado Poder y Debilidad, Europa y Estados Unidos en el Nuevo Orden Mundial.En él propone la teoría de que Europa y EEUU difieren en su visión del mundo. Así EEUU entiende el mundo como relaciones de poder, desde una cosmovisión hobbesiana en la que la fuerza ocupa un lugar fundamental. Por otro lado, para Europa el mundo está gobernado por las normas de la negociación y la cooperación, donde las leyes rigen las relaciones entre las naciones y la fuerza ocupa un lugar residual a evitar.
El problema es que, según Kagan, para que Europa haya podido llegar a esa forma de entender el mundo ha tenido que tener detrás a EEUU cubriéndole las espaldas y protegiéndola con su poder frente a otras naciones "de poder" como la URSS.

Se puede hablar de poder duro (EEUU) y poder blando (Europa), aunque algunos autores le dan a estos terminos algunas matizaciones.
Pero a nosotros, lo que nos interesa es su traslado al mundo de la empresa. Una empresa de poder duro o de poder, a secas, es aquella cuya organización está orientada al W2L, donde las ganancias se proyectan a corto plazo y los objetivos han de ser inmediatos, son empresas dinámicas, preparadas para aprovechar la más mínima oportunidad del mercado para adquirir una ventaja.
Las empresas de poder blando o de debilidad están orientadas al W2W, buscan la ganancia mutua y no pretenden el corto plazo, sino relaciones duraderas y mantenidas en el tiempo, son empresas que conocen muy bien el mercado y que predicen futuros movimientos del mismo anticipándose mediante proyecciones en el tiempo.
Tal vez habría muchas discusiones para decidir qué tipo de empresa es la idonea en la industria turística. Personalmente creo que es fundamental conocer el mercado, establecer una estrategia W2W como base y filosofía sobre la que construir la empresa y ser capaz de predecir futuros escenarios. Las empresas turísticas, sobre todo los hoteles o las compañías aereas, son empresas que necesitan una fuerte inversión en inmobilizado y bienes de equipo, su capacidad de respuesta a los cambios del mercado es lenta y tienen una fuerte dependencia de factores externos.
Sin embargo la caracterización de las mismas es la de una empresa de poder duro, con estrategias W2L y objetivos a corto plazo, sin proyección de escenarios futuros y con un conocimiento muy limitado del mercado.
Esta aparente contradicción deberia hacer reflexionar a más de uno. Apuesto pincho de tortilla y caña a que nadie se da por aludido.
Pero por supuesto, siempre puedo estar equivocado. No sería la primera vez ni será la última.

Etiquetas: ,

1 comentarios:

Anonymous Carme ha dicho...

Pues yo hace tiempo que pienso que con las empresas que necesitan inversiones tan fuertes, tenemos un problema si la fuente de financiación utiliza el criterio del Payback para seleccionar los proyectos de inversión.

Hace un tiempo, en un curso de finanzas para no financieros nos comentaron que normalmente no se utiliza un criterio sino un conjunto de varios. Pero a modo simplemente orientativo podía decirse que tradicionalmente los inversores americanos daban preferencia al Payback (tiempo de recuperación de la inversión, por tanto, cuanto más corto el plazo, mejor) mientras que los europeos solían decantarse por el VAN, por tanto teniendo en cuenta en este caso el largo plazo.

Pero no sé, intuyo que lo de generalizar mucho no puede ser muy acertado.

A ver si pasa por aquí algún experto en finanzas y puede arrojar algo de luz...

11:04 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal