miércoles, diciembre 13, 2006

Consumo de identidades

Alberto Knapp publica un interesante artículo en su blog sobre la identificación y diferenciación del consumidor. Viene a decir que el consumo es el elemento que define a la persona, que configura su identidad. Hoy en día, con la cantidad de impactos publicitarios, productos y medios los mensajes se multiplican, cada uno nos promete hacernos mejor, mejorar nuestra identidad. Al final no existe la originalidad, aunque nos sea prometida, porque todos vamos entrando en tribus y vamos asumiendo sus roles.
En turismo pasa un poco lo mismo. El viaje ha bajado posiciones en la Pirámide de Maslow (sería un interesante debate determinar dónde se situa exactamente) y se hecho más necesario. Un poco por sus beneficios psicológicos y un poco por su reconocimiento social. Al final nos incluimos en tribus dependiendo del destino elegido y la época del año del viaje.
Gastamos en viajes por muchas razones pero desdeñar la importancia de la "presión" del entorno es un error.

2 comentarios:

Blogger Pere Martí Franco ha dicho...

Estoy de acuerdo con el contenido de esta entrada.

Te animo a que hagas una reflexión sobre donde se encuentra en este momento la necesidad de viaje en la pirámide de Maslow.

Yo pienso que cada vez más arriba, pero eso, me encantará discutirlo en una entrada exclusiva sobre este asunto.

Un saludo,
Pere Martí

10:46 a. m.  
Anonymous Juan J. Lopez Sobejano ha dicho...

Creo que tienes razón y voy a hacer un artículo sobre el tema. De todos modos te adelanto que yo creo que cada vez está mas abajo, más cercano a la base de necesidades primarias.

11:09 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal