miércoles, diciembre 12, 2007

¿Qué buscamos en un trabajador?

Contaré una historia real.
En el año 2000 yo era jefe de camareros de una de las zonas de Terra Mítica. Tenía a mi cargo alrededor de 30 camareros. Antes de la inauguración del parque dábamos una serie de cursillos a los trabajadores para que se familiarizaran con el funcionamiento interno e irnos conociendo un poco. había dos grupos claramente definidos de trabajadores: los que antes ya habían trabajado en hostelería y los que no.
Los que tenían experiencia venían con cierto aire de superioridad sobre los otros, costaba más que atendieran mis explicaciones, como si ya lo supieran todo. Los nuevos en este tipo de trabajos aparecían con cierto miedo e inseguridad ante un cometido del que desconocían todo, o eso creían.
La verdad es que no me apetecía nada comenzar a trabajar en esta situación: ambos grupos paralizados, unos por suficiencia y otros por inseguridad.
Se me ocurrió un sencillo ejercicio. Dividí a todos en dos grupos, por un lado los experimentados y por otros los noveles. Dibujé lo que representaba una barra de un bar en L y les dije que la montaran. Cada grupo debía distribuir por la barra cajas registradoras, máquinas de café, plancha y freidora, copas, vasos, tazas, platos... en fin, de todo.
Cuando hubieron terminado analizamos los resultados en común. Como me había imaginado
los dos grupos tubieron aciertos y errores, independientemente de que hubieran tenido o no experiencia.
¿Qué quería conseguir con esto? en primer lugar enseñar a todos que lo más importante en el trabajo, cualquier trabajo y más en el sector turístico, es el sentido común y la inteligencia, y de eso tenemos todos. Los conocimientos específicos son más fáciles de adquirir (llevar una bandeja es como ir en bicicleta, una vez que se sabe ya no se olvida).
Los que ya habían trabajado en hostelería empezaron a ver a sus compañeros de distinto modo y bajaron un poco de su pedestal. Los nuevos se quitaron un poco sus miedos y empezaron a atreverse a opinar y evolucionar.
Por supuesto, este no fue el único motivo del cambio, pero ayudó mucho.

Etiquetas: , ,

3 comentarios:

Blogger Rafael Martínez ha dicho...

Hola Juan,

con esta disyuntiva sobre la mesa, yo pregunto: si hubiera que elegir ¿con cual de los dos grupos sería mejor quedarse?. No vale contestar que con los dos.

Yo creo que me quedaría con los novatos. Con ellos se pueden hacer, a medio plazo, mchas más cosas que con los experimentados.
Tu post puede dar mucho de si.
Un saludo

Rafa

11:34 p. m.  
Anonymous Juan Sobejano ha dicho...

Sin duda Rafael, yo tambien preferiría al grupo novato. El potencial creo que es mucho mayor

1:36 a. m.  
Anonymous Gloria ha dicho...

Hola soy Gloria. Muy buen post, me dejó pensando. Seguramente que es difícil trabajar con ambos grupos, unos sin experiencia y el tiempo que lleva capacitarlos y otros con experincia y vicios que traen consigo, muchas veces esto hace que no sean enseñables. Es bueno que se les de oportunidad de trabajar a quien no cuenta con experiencia en el rubro, no así pasa lo mismo en Argentina, donde tienen mas chance aquellos que cuentan con experiencia. Saludos

4:57 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal