viernes, septiembre 29, 2006

Itaca

El comienzo de todo, el nacimiento. El origen del viajero. El punto de partida del viaje más largo. Un Ulises nacido, virgen de emociones. Entregado al mar, caminito de recuerdos. El lugar donde el tiempo y el espacio se dan la mano para enseñar al ser humano su verdadero sentido. El movimiento, el cambio de espacio y tiempo. El lugar donde los dioses deciden que somos instante, extranjeros en nuestra propia tierra, nativos de cualquier lugar. Somos Ulises, somos movimiento. Y nuestra patria es Itaca. Y nuestro
destino.


ACERCA DEL MAR

El mar conserva eterno sus murmullos en torno
de playas desoladas, y con su recio embate
inunda mil cavernas, hasta que el sortilegio
de Hécate les deja su sombrío sonido.
A menudo se encuentra su temple tan calmado
que apenas si se mueven durante algunos días
las conchas más pequeñas de donde se quedaron
al desencadenarse los vientos de los Cielos.
Los que teneis los ojos cansados, doloridos,
regalaos la mirada con la amplitud del Mar;
los que en vuestros oídos teneis un hondo estruendo
u os encontrais ahítos de pesadas cadencias,
sentaos junto a una vieja caverna y meditad
hasta que os sobresalten los cantos de las ninfas.

John Keats

1 comentarios:

Anonymous Derek ha dicho...

Excelente blog, y excelente artículo, sigue con este esfuerzo

9:39 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal