martes, febrero 06, 2007

Cuidado con el empleado terrorista

Una de las divisiones tradicionales de los clientes ha sido en cliente apostol, rehen, terrorista y mercenario. Cada uno de ellos tiene un distinto comportamiento para con la empresa y el servicio que ofrece. Dentro de la teoría del cliente interno también cabe esta división.
La empresa, bajo una concepción de employer branding, ha de ser consciente que existe estos tipos de clientes internos y obrar en consecuencia.
El apostol será aquel empleado que se siente a gusto en la empresa y lo demuestra. Puede ser muy útil en la búsqueda activa de nuevos empleados.
El rehen es el que no está a gusto en la empresa pero no encuentra nada mejor para cambiar. Es un terrorista en potencia.
El mercenario basa su lealtad en el sueldo. No tiene ningún problema en cambiar de empresa si encuentra un sueldo mejor y las ventajas no monetarias del empleo no suelen interesarle.
El terrorista es el peor. No está a gusto en la empresa y es un activo dinamitador de la misma. La critica y siempre está buscando a alguien que le quiera oir.
Evidentemente una empresa consecuente deberá conocer a sus empleados antes de iniciar estrategias de fidelización interna, ya que utilizar estas estrategias con un elevado índice de terroristas y rehenes puede ser contraproducente y una pérdida de tiempo y recursos.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal