martes, abril 03, 2007

Sostenibilidad de los destinos turísticos. ¿Preservar o desarrollar?

Seguimos con los artículos sobre la sostenibilidad de los destinos turísticos. Antes de seguir una aclaración. La necesidad de acotar el tema debida su amplitud me hace enfocar el problema de los destinos turísticos urbanos, entendiendo por esto no sólo aglomeraciones urbanas tipo Barcelona o Madrid, sino también del tipo Marbella, Benidorm o incluso Santa Pola, que a pesar de ser destinos de sol y playa disponen de un casco urbano definido y que requiere de políticas concretas de desarrollo y sostenibilidad.
Cuando hablamos de sostenibilidad siempre surge la dicotomía, preservar o desarrollar. En las respuestas al anterior artículo tanto Javier Varela como Carme Pla hablan de un desarrollo sostenible y en principio esa parece ser la respuesta más aceptable y racional. Sin embargo las cosas no parecen estar tan claras si profundizamos un poco más.
Según las hipótesis de las curvas de Kuznets ambientales el crecimiento económico genera un aumento inicial de la contaminación (en general de la degradación ambiental), pero existe un descenso una vez que se alcanza un cierto nivel de desarrollo (según lo recoge Juan Freire en su blog). Es decir, que a partir de un cierto nivel de desarrollo la sostenibilidad (y por tanto la preservación) son más fáciles de lograr. ¿Entonces qué hacemos? ¿invertimos en desarrollo hasta que nuestra curva de Kuznets indique que empezamos a disminuir nuestro nivel de contaminación o tratamos desde el principio de compaginar desarrollo y preservación?. La respuesta es una elección, es decir, no es una respuesta racional puesto que intervienen elementos no meramente racionales. Siguiendo a Juan Freire, la elección depende de las diferentes estrategias seguidas para lograr el crecimiento y del papel de factores como innovación, tecnología, redes sociales, gobernanza.
Dentro de esta dicotomía es necesario tener en cuenta dos cosas: por un lado el papel de la política y por otro algo que parece obvio pero que no lo es tanto, ¿qué es preservar?.
Tengamos en cuenta que la configuración de las ciudades tiene un marcado componente político, queriendo señalar con esto que muchas de sus infraestructuras y edificios se basan en decisiones políticas y no de necesidad, por lo que la sostenibilidad tiene una importancia tangencial. La utilización de la ciudad, y por tanto del destino, como un escenario de autoreafirmación dificulta la toma de decisiones racionales y el desarrollo orgánico de los destinos.
Por otro lado, ¿qué es preservar?, es decir, ¿preservar quiere decir mantener, adaptar a las nuevas necesidades o desarrollar organicamente?, por poner algunas posibilidades. Como ya hemos dicho en otra ocasión los destinos turísticos están para ser visitados, y a ser posible cada vez por una mayor cantidad de gente. Esto implica una serie de necesidades estructurales que tienen un coste en el entorno, tanto durante su creación como una vez desarrolladas, puesto que transforman el destino y su espacio circundante.
Algunos urbanistas y arquitectos consideran que la verdadera sostenibilidad está en el desarrollo orgánico de las ciudades, en su adecuación a la vida social. Estos urbanistas enfocan el desarrollo urbano de un modo diferente, así la arquitectura no ha de preocuparse en planificar la vida de los ciudadanos ni de los visitantes, sino crear el contexto donde esa vida se pueda desarrollar. Es decir, dejar de ser un actor y pasar a ser el escenario.
En definitiva, como veis no he pretendido dar una respuesta unívoca a la pregunta inicial, entre otras cosas porque me considero incapaz de hacerlo. Sólo he buscado dar a la luz algunas preguntas nuevas que, sin duda, confundirán más pero de las que posiblemente saldrán nuevas visiones del contexto sobre el que estamos escribiendo.
En el próximo artículo trataré de profundizar en el concepto de "urbanismo sostenible" e introduciré la idea de "calidad de vida"

2 comentarios:

Anonymous Marcos Perez ha dicho...

Trabajo desde hace años en estrategias para la sustentabilidad y me gustaría matizar la asociación que hace en su artículo entre preservación y sustentabilidad.

En los inicios del concepto establecido en el Informe Brundtland, se hacía especial hincapié en el aspecto ambiental ya que a mediados de los 80 ese era el más problemático en la tríada sociedad, economía y ambiente.

Hoy, la integración de variables y las interrelaciones funcionales que se establecen entre ellas configuran un sistema cuya sustentabilidad se alcanza cuando se encuentra garantizada la perdurabilidad de su integridad funcional para contribuir a sus objetivos identitarios.

Esto nada tiene que ver con el concepto de preservación que hace ver la sustentabilidad como un lastre para el desarrollo. En lugar de conservación, el concepto que más se aproxima a la cosmovisión sustentable es el de Puesta en valor de los recursos existentes en el entorno así, por ejemplo, se puede entender fácilmente que se justifique desde un prisma ambiental una medida conservacionista como la protección de una determinada especie pero requiere más profundidad de estudio en términos de sustentabilidad.

Espero con ilusión tus comentarios acerca de urbanismo sustentable.

2:15 p. m.  
Blogger Juan J. Lopez Sobejano ha dicho...

Muchas gracias Marcos por tus matizaciones. Por supuesto estás invitado, al igual que todos a realizar todas las acotaciones que creas necesarias.
Espero seguir contando con tu participación.

3:40 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal