jueves, octubre 25, 2007

Una ecotasa para el turismo.

Está el Ministerio de Medio Ambiente con ganas de hacer caja. En un reciente informe, El Uso del Agua en la Economía Española, defiende la supuesta necesidad de implantar un impuesto que penalice el gasto hídrico de hoteles y segundas residencias. En la actualidad este tipo de impuestos, con variantes, se aplica en las Islas Baleares y El Ejido (Almeria). En el pasado se intentó implantar en Denia, pero el ayuntamiento tuvo que devolver todo lo recaudado ya que la justicia lo calificó de discriminatorio.
Volvemos a lo de siempre, cuando la administración pública tiene un problema lo arregla con impuestos. Sin embargo este tipo de medidas no son nunca efectivas.
Por un lado gravar una actividad no hace que esa actividad deje de realizarse, sólo la hace más cara. Pero el problema sigue existiendo y al tomar una decisión, aunque equivocada, se deja de estudiar otras medidas preventivas que sí pueden dar resultados.
Además se lanza un mensaje muy peligroso a los turistas: "ustedes contaminan y gastan, con ustedes el destino se hace insostenible, por lo que les castigamos a pagar". Es una acción "contra algo", en negativo.
La ecotasa no funciona ni ha funcionado en el pasado, su único efecto es recaudatorio y no creo que países como el nuestro, posicionado sobre todo en base al precio y con una importante reconversión pendiente pueda ni deba tomar este tipo de iniciativas.

Etiquetas: , ,

1 comentarios:

Blogger Francisco Miranda ha dicho...

La mejor manera de hacer que el turismo funcione y genere beneficios es dejar que las cosas sigan su curso. Los políticos, sin embargo, no pueden dejar de meter la pezuña en temas cuya esencia se les escapa. Sabemos que el gobierno balear está empeñado en cobrar la llamada ecotasa a todo cliente que se aloje en hoteles de esa comunidad. Un euro más al día en concepto de impuesto ecológico es un peaje absolutamente innecesario y supone el pago de tasas por partida doble. Teniendo en cuenta la importancia clave del sector hotelero en la economía de las islas a las que nos referimos, crear un impuesto extra no contribuye a animar las reservas. Personalmente, si se llega a aplicar, no pienso viajar a esa zona a no ser que ocurra lo que los hosteleros locales vaticinan, es decir, que pagarán de su bolsillo antes de repercutir directamente el coste en el cliente. Ni que decir tiene que todos presumimos que el famoso euro diario por persona y día se agregará al precio para que no duela y evitar trámites pesados. Con esta medida, la administración autonómica se dedicará a recaudar gravando de modo extra.

El párrafo anterior procede de un artículo que no publiqué en prensa hotelera y sin embargo aparece en mi web sobre Calidad en Hostelería, que se puede visitar en http://www.galeon.com/calidadtotal

Han pasado los años y supongo que sigue siendo válido.

Apoyo tu teoría y la defenderé.

10:10 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal