jueves, octubre 25, 2007

La importancia de las redes sociales en el turismo.

Se está desarrollando en Berlín las jornadas sobre Ventas y Marketing Turístico en Europa, organizadas por Eye for Travel. Es interesante observar la creciente importancia que la industria está otorgando a las opiniones que los viajeros vierten en internet a través de redes o comunidades sociales. Del mismo modo también está tratando la industria de controlar y comprender a esos "opinadores" que pueden alterar la imagen de marca o afectar las ventas de un determinado hotel en base a sus comentarios.
Ya se sabe que las principales "funcionalidades" de este tipo de redes son, como dice Walid Al Saqqaf, de la comunidad Trusted Places, "aumentar las ventas, reforzar la imagen de marca, conseguir contenido gratuito, al mismo tiempo que se obtiene una comunicación directa con los clientes". El no va más oiga, y baratito, porque el trabajo te lo hacen otros. ¿O no?.
La industria está todavía comprendiendo estas herramientos y este nuevo entorno y tratando de controlarlas (en España todavía nos estamos dando cuenta de que existen, somos el alumno tonto de la clase). Y surge la pregunta de siempre: ¿qué me pongo? ¿qué me sienta mejor?. Como referencian en Hosteltur:

"Las vías para hacer efectiva la participación de los clientes dentro en las propias páginas de los clientes son varias, según ha enumerado Walid Al Sacad destacando las cuatro principales. La primera de ellas sería llegar a un acuerdo con una red social ya creada para incluir aquellos temas que interesen a la compañía dentro se su sitio. La ventaja de este proceso sería la existencia de una masa crítica importante desde el primer momento, aunque como desventaja principal se encuentra una total falta de control sobre contenidos y herramientas ofrecidas a los usuarios. La segunda opción sería la creación en la propia página de un espacio destinado al UGC (contenido generado por los usuarios), generalmente en forma de valoraciones del producto, sobre el que la compañía tiene un control absoluto. Sin embargo en estos casos se la transparencia del sitio puede quedar comprometida por los intereses de la empresa, afectando a la confianza de los usuarios. La tercera posibilidad, según Al Sacad, sería la construcción de una aplicación de la compañía en espacios como Facebook o My Space. La ventaja primera de esta opción es la existencia de un número muy importante de usuarios ya creados, aunque tiene como desventaja el que la aplicación se pierda entre las múltiples que ya existen. Finalmente, existe la opción de crear una red social en la propia página, lo que ofrece la posibilidad de controlar el formato, las herramientas y los servicios que se ofrecen, manteniendo un nivel de transparencia y confianza alto, aunque exige una inversión muy importante de tiempo y trabajo. Tal y como ha asegurado Sam Shank, vicepresidente de la comunidad SideStep, “es fácil concebir y construir una comunidad, lo difícil es hacerla funcionar”.

Como se ve hay muchas posibilidades, todas válidas y ninguna adecuada. Volvemos a lo que dijimos en una ocasión: es necesario saber qué tenemos, qué queremos y a dónde queremos llegar. Subirse al carro de las nuevas tecnologías sin un cambio de chip escénico es una locura porque genera un gasto en recursos que dificilmente se puede recuperar.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal