martes, febrero 26, 2008

Nuestros principales enemigos: nosotros.

Sobre este tema ya ha hablado, y muy bien, Javier García (por cierto últimamente está que se sale). Sin embargo no me resisto a reflejar mi punto de vista sobre el tema.
El caso es que Enrique Dans ha publicado recientemente un artículo sobre El Blog de un Hotel, en el que mostraba su simpatía por el proyecto. Acto seguido se ha producido una cascada de comentarios bastante negativos con el proyecto y que dan mucho que pensar.

Algunos directamente son comentarios que van directamente a desacreditar al blog, otros tratan de razonar su desagrado por el mismo. Los primeros no merecen comentarios, sobre los segundos sí haré alguna consideración.

Se dice entre otras cosas que este es un proyecto que basa su éxito en llegar el primero, como si eso fuera malo, cuando es una de las claves del marketing. Luego se pregunta si se ha de llegar el primero a cualquier precio, desconozco cual es el precio que ha de pagar el que llegue el primero, aunque luego se pregunta si el ruido que genera el proyecto aporta valor al cliente potencial. Personalmente creo que si, aporta información, aporta entretenimiento, aporta ilusión ¿son estos valores suficientes que toda campaña de marketing debiera buscar?.

Se critican mucho los números y los comentarios (la calidad y la cantidad). Se llega a criticar el que sean los mismos los que publican comentarios. Sería interesante estudiar quienes y en qué porcentaje son los comentaristas más habituales de magníficos blogs como el propio de Enrique Dans. Se llega incluso a sugerir que todo es un montaje y que los comentarios están inducidos. El problema de esto es que no lo pueden demostrar, pero sueltan la liebre. Critica que algo queda. Se nota que estamos en campaña electoral y se copian las técnicas del marketing político.

También se critica la calidad de los contenidos. Ahí les doy la razón, porque todo el que lee El Blog de un Hotel comprende que es un blog de teoría turística, que su objetivo es discutir sobre el desarrollo estratégico de destinos turísticos en entornos urbanos (perdonen la ironía).

Hay otras críticas curiosas. Como cuando se pone en solfa el hecho de generar buzz o de que no sea "una evolución real de los mecanismos de márketing tradicionales". Curioso que en una campaña de marketing se vea mal la generación de buzz. Y que conste que no se ha generado sólo a nivel online, sino que también ha sido objeto de charlas y conferencias sobre marketing turístico. Sobre lo de evolucionar el marketing tradicional, no creo que el proyecto tuviera esos objetivos, ¿es eso criticable? tal vez sí para los exquisitos que no dan un paso si no son capaces de crear escuela.

Se dice por último que esto no es 2.0. ¿Qué es 2.0? ¿conversación? la hay, ¿viralidad? tambien la hay, ¿que no es ambicioso en cuanto a contenidos? depende de las expectativas, para los cientos de lectores sí lo es, para los académicos de la web no lo será. ¿Que es mejorable? sin duda, como todo proyecto.


De todos modos, visto lo visto y leído lo leído uno tiene la sensación de que nosotros somos nuestros principales enemigos. No es algo que vea en el entorno 2.0 turístico, pero sí en el entorno 2.0, digamos, general. Hay una especie de élites exquisitas conectadas que cuidan de la supuesta pureza de la web 2.0. Son élites que marcan, o pretenden marcar, las reglas de juego y que zurran con cachiporra a quien se sale de ellas.

El proyecto de El Blog de un Hotel puede ser mejorable, sin duda, pero es un proyecto atrevido, conceptualmente novedoso y, desde luego, valiente. Es un proyecto que utiliza el entorno 2.0 y crea conversación, curiosidad y feedback.

Los que estamos metidos en el 2.0 turístico llevamos mucho tiempo predicando en el desierto frente a empresas para las que este nuevo entorno les suena a chino, tratando de subir al barco de la conversación a tanto y tanto directivos con éxito que no son capaces de dar un paso al frente. Cuando alguien lo da es momento de aplaudir, con todas las posible críticas, pero desde luego estudiando qué es lo que pretende el proyecto y no qué es lo que yo creo que debe pretender.

Etiquetas: , ,

2 comentarios:

Blogger jordi ruiz ha dicho...

Excelente reflexión Juan, yo lo único que espero es que me presenten a la persona o entidad que expiden los certificados y que deciden lo que es o no es 2.0, lo que es o no es "vaporware". Cuanta razón: nuestros principales enemigos:nosotros. Cuantas críticas he escuchado hacia hoteleros por tener que ir siempre a remolque de todo, de la tecnología, de los avances...etc, pues bien esta es una iniciativa novedosa, de éxito y original...parece que estas cosas escuecen y no entiendo el motivo.
Es el momento de aplaudir y yo lo hago: plas plas plas.
El tiempo como todo en la vida, dará y quitará razones a todos.
Salu2

1:20 p. m.  
Anonymous el Hotel ha dicho...

Muchas gracias por el apoyo a través de tu blog y el comentario publicado en el Blog de Enrique Dans.

Juzgar el éxito o no de una iniciativa no creo que les corresponda a personas completamente ajenas al sector.

Tal vez el éxito se debe a la originalidad, y la originalidad se debe al hecho de ser el primero, lo cual no quiere decir que no puedan surgir otros proyectos similares exitosos con otro argumento.

Si el éxito lo midiéramos por la cantidad de amigos que estoy haciendo, puedo decir que mi blog es un verdadero éxito, y en esto nadie puede juzgarlo mas que yo y mi familia.

Estoy encantado de tenerte como amigo.

Saludos,
El Hotel

1:35 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal