jueves, junio 14, 2007

El Santander pierde kilos.

El BSCH vende todos sus activos inmobiliarios menos su sede central de Santander. A partir de ahora sus oficinas no serán de su propiedad, sino que serán vendidas para alquilarlas con opción a compra. Puede parecer una operación arriesgada pero está cargada de lógica.
Por un lado Botín (aunque no creo que se deba personalizar en él la decisión) ha entendido que el mercado inmobiliario ha tocado techo, de modo que vende sus activos generándole cuantiosas plusvalías que no serían posibles posteriormente.

En segundo lugar consigue una liquidez inmediata para acometer nuevos proyectos como la compra de ABN Amro o potenciar el negocio del préstamo. En suma crecer.

Además cambia unos costes de amortización inmobiliarios por costes de alquiler, con la opción de volver a comprar cuando el mercado haya bajado.

Pero esto no sería posible si, además, no fuera consciente de cual es el verdadero negocio de un banco: los servicios. Hace tiempo que publiqué una entrada comentando un artículo de Jorge Gobbi en el que describía cómo algunas importantes cadenas hoteleras estaban desaciéndose de sus activos inmobiliarios para centrarse en la gestión, en el servicio. Los hoteles eran alquilados o bien contrataban con sus dueños un contrato de gestión exclusivamente.

Este tipo de mentalidad supone centrar el negocio, focalizar los objetivos y desacerse de lo accesorio o substituible. Lo importante en este tipo de empresas es la cultura de la organización, la política y estrategia de gestión que les hace ser diferentes. Es una adecuada forma de definirse como empresa de servicios.

2 comentarios:

Blogger Edu William ha dicho...

buen ejemplo juan j.
centrarse en las competencias nucleares, como lo llaman, es lo que deben hacer las aavv, apartamentos, hoteles,...y hasta el santander!
pero cual es mi competencia nuclear, mi verdadero valor añadido? ese es el problema...muchas empresas no tienen ni idea cual es...y terminan confundiendo peras con manzanas...y al final, ni vednen peras, ni venden manzanas...:(
saludos

2:26 a. m.  
Blogger Juan J. Lopez Sobejano ha dicho...

Es cierto Edu, algunos piensan que basta con tener un hotel y llenarlo de trabajadores para empezar a funcionar. Falta planificación, objetivos y estrategia.

11:18 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal